Todas las figuras se realizan en madera recuperada, recogida de desechos de serrerías y carpinterías, madera muerta del bosque, leña para el fuego, residuos urbanos, etc. siendo la mayor parte originaria de la zona: haya, roble, encina, abedul, fresno, acacia, abeto, castaño, cerezo, nogal, tilo, peral,… No se tala ni se importa madera para elaborar las figuras.