Madera, manos, hacha, gubia, mirada,… las figuras brotan una a una del interior de nobles maderas, tosca y finamente, escondidas y al descubierto, femeninas y masculinas, como seres únicos e irrepetibles